«Si aprendes a llevarte bien con los hábitos que te convienen, nunca más tendrás que preocuparte por tu cuerpo y calidad de vida».

Ahora mismo te cuento por qué motivo hay personas que consiguen mejorar sus hábitos (y por tanto su cuerpo y su vida)…

… y en cambio, hay otras que viven en una constante montaña rusa y efectos rebote,

(que por cierto, es lo mismo que diferencia a indomables de comodones)…

… pero antes debo presentarme:

  • Me llamo Eloi Galofré.
  • La vida me gusta vivirla con paz mental y el cuerpo funcional.
  • Y escribo una newsletter para personas a las que también les gusta.


Esto es muy sencillo (aunque también pueda ser ofensivo).

Mira.

Sea la época que sea.

Si estás esperando a otra época para empezar a mejorar tus hábitos… Estás jodido.

Ahora no quiero enrollarme mucho con ello…

… pero si estás esperando al lunes que viene,

al 1 de enero,

o a la operación bikini…

… es un síntoma claro de comodón empatador.

Siento mucho si esto te ofende, pero es lo que hay.

Aunque espera…

… porque hay otra cosa aún más sencilla (y potencialmente más ofensiva).

Mira otra vez.

Tu salud y calidad de vida, principalmente, depende de 4 variables:

  1. Genética, suerte o azar evolutivo
  2. Paso del tiempo o envejecimiento
  3. Circunstancias personales y profesionales
  4. Hábitos, estilo de vida y mentalidad

Pues bien.

Las 3 primeras variables no podemos controlarlas del todo,

pero la 4 sí depende de uno mismo.

Entonces.

Si estar esperando a otro momento para mejorar los hábitos era de comodones empatadores…

Quejarse y poner como excusa esas 3 primeras variables…

… es de comodones empatadores con el cerebro en modo avión.

Ya te digo.

Siento mucho si algo de esto te ofende…

…porque no es ni mucho menos mi intención.

Pero no estoy aquí para hacer amigos,

sino para decir (lo que para mí es) la verdad y así poder ayudar a quienes lo comprendan como yo.

¿Porque sabes?

¿Sabes qué significa ser indomable?

Es muy simple.

Un indomable simplemente se centra en hacer lo que puede con lo que tiene.

Sin que “lo perfecto le frene”.

Y sin perder tiempo ni energía centrándose en lo que no depende de sí mismo.

En fin.

Que para cambiar tu cuerpo o tu vida, primero tienen que cambiar tus hábitos.

Y para cambiar tus hábitos, primero tiene que cambiar tu manera de pensar.

¿La conclusión?

Que la mentalidad indomable se entrena,

y que esta newsletter es un gran comienzo para ello.